Orígenes de la Fundación

La Fundación Pelayo se constituyó en julio del 2005, siendo fruto de la convicción de la Mutua de la necesidad de revertir a la sociedad parte de los beneficios recibidos de ella.

Está formada por un Patronato de personalidades de un alto valor, siendo su Presidente D. Marcelino Oreja Aguirre, Presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

La Fundación Pelayo cuenta con unos recursos mínimos de un 2% de los beneficios anuales de Pelayo Mutua de Seguros y tiene unos fines y objetivos claramente orientados a las actividades solidarias y humanitarias.

Desde hace años Pelayo llevaba desarrollando distintas actividades solidarias y colaborando con diferentes ONG`s. Ahora, a través de la Fundación persigue el objetivo de ordenar e incrementar estas actuaciones, fomentando la asistencia e inclusión social, la promoción del voluntariado, la acción social, la ayuda humanitaria nacional e internacional, así como la promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales o culturales, junto con las acciones de formación y prevención precisas para paliar estas situaciones.

La Fundación Pelayo, desde que inició su andadura, ha puesto en marcha varios proyectos a través de diferentes Asociaciones u ONG´S, destacando la colaboración con niños de países subdesarrollados, con grupos marginales y desfavorecidos, la cooperación nacional e internacional así como la colaboración con la seguridad vial, por la responsabilidad que como mutua de seguros de automóviles tiene Pelayo Mutua de Seguros con la sociedad.

Asimismo, la Fundación Pelayo, debido al sector al que pertenece y a su sensibilidad con los sectores más desfavorecidos como es el de los inmigrantes, ha creado un producto de Seguro solidario dirigido a inmigrantes de primer año de estancia en España, que cubre la repatriación a su país de origen en caso de fallecimiento y sobre el que la Fundación Pelayo financia más del 60%.

Por otro lado, la Fundación Pelayo también fomenta las acciones de voluntariado entre sus empleados, realizando anualmente un concurso interno para participar y financiar proyectos presentados por los propios empleados y organizados por asociaciones u ONG`s con las que ellos colaboran directamente.

Para Pelayo las iniciativas solidarias siempre han tenido una gran importancia, por la convicción de la necesidad de que empresas e instituciones colaboren con la sociedad de la que obtienen los beneficios. Asimismo, nuestro carácter mutualista hace todavía más evidente esa postura. Dentro de la estrategia de Pelayo, la Responsabilidad Social es uno de los parámetros importantes, y ésta se gestiona a través de la Fundación Pelayo.